Cirugía Oral

La cirugía oral se conoce como la especialidad más longeva de la odontología. Se dedica al diagnóstico y tratamiento de enfermedades, lesiones, dientes anormales, mandíbulas y tejidos blandos aledaños que requieran de una intervención quirúrgica.

El odontólogo debe tener un conocimiento profundo de la ciencia básica de su profesión como la anatomía, histología y fisiología, así como de las entidades nosológicas más comunes. Además de la capacitación, el entrenamiento en cirugía y obviamente una gran destreza manual, es indispensable la madurez profesional y un gran respeto por los tejidos vivos.

Algunos de los procedimientos más comunes son:

La extracción de cordales o muelas del juicio es la intervención más frecuente en cirugía oral. Entre las muchas indicaciones para la eliminación de estas partes incluyen la falta de espacio en la mandíbula, que puede causar daño a los dientes adyacentes o apiñamiento dental, incluso problemas o inflamación que pueden generar una infección crónica de las encías que rodean.

Extracciones dentarias complejas (dientes incluidos o impactados). A veces una extracción dental puede ser complicada desde el punto de vista quirúrgico. Por ejemplo, si el paciente tiene una enfermedad sistémica significativa, o ha sido objeto recientemente de trastornos de la coagulación, si los dientes se destruyen, etc. En esos casos, el cirujano oral proporcionaría su habilidad quirúrgica para solventar el problema.

Cirugía pre-protésica periodontal. Intervención que se lleva a cabo antes del establecimiento de una prótesis. Se compone de la rehabilitación de la encía o de la mandíbula para facilitar la alineación correcta de la prótesis. También puede incluir en este tipo de cirugía, la colocación de injerto óseo para la implantación posterior.