Anestesia y Sedación

El gran avance en las técnicas de cirugía oral e implantología se ha visto acompañada por la introducción de la práctica anestésica que permite modificar un procedimiento quirúrgico que puede ser desagradable en una experiencia cómoda.

Las técnicas de sedo-analgesia para cirugía bucal son un conjunto de recursos hechos por un anestesiólogo que consiste en una combinación de sedación, amnesia y ansiolisis para reducir el estrés y la ansiedad que pueden causar algunos procedimientos dentales en los pacientes. Muchas cirugías pueden beneficiarse de esta técnica, como la de cirugía de implantes, la cirugía periodontal…

Con la sedación consciente se consigue un nivel de consciencia que permita responder órdenes sencillas (abrir la boca, girar la cabeza), sin afectar el bienestar y la seguridad del paciente. Además, la cooperación del paciente durante el procedimiento proporciona las condiciones necesarias para el dentista para llevar a cabo su tarea con más agilidad y velocidad. Este control puede ajustar la profundidad de la sedación durante el procedimiento.

Después de la cirugía, el paciente puede irse a casa acompañado y sin dolor. Se le recetarán analgésicos, antibióticos y antiinflamatorios junto con las directrices dietéticas para hacer más fácil e indoloro el postoperatorio.